2.08.2009

Dia de diario

La mañana helada anunciaba un día difícil para las personas que nos disponíamos a ir al campo, tras abrir el ojo derecho y hacer el intento de abrir el izquierdo... ambos se volvieron a cerrar. Mamá avisa: "Niños, que nos tenemos que ir, ¿queréis tostadas?"
Los niños tras un intento de sacar voz de su cajita torácica constestan un "si" pequeñísimo que se pierde entre el silencio de la mañana. Llega papá, ya todo está preparado, ¡desayunemos deprisa para así no hacerle esperar!. Viaje hasta la parada y comienzo de la jornada, prepara mantas, "garrotillos", "varas"... Con un viento glacial, que hacía que nuestras manos se entumeciesen al instante, empezamos a recolectar este fruto denominado "oro verde". Después de todo un día de dichas y desdichas tornamos hacia casa, ducha calentita, y relajación para continuar haciendo deberes.



El invierno, de Vivaldi

4 comentarios:

SUSURU dijo...

Sin duda que las tareas en el campo cuando las temperaturas son extremas hace a las personas más sufridas y las vuelve con el tiempo más fuertes e inmunes a muchas enfermedades.

El oro verde acaso son las aceitunas? En mi país las hay en la provincia de Mendoza, una zona que está pegada a la Cordillera de los Andes y por cierto allí las temperaturas tanto en invierno como en verano son muy diferentes a las de Buenos Aires.
Cada lugar tiene su particularidad, sus pro y sus contras.

Espero que esos niños todos estén bien calentitos y abrigados para poder continuar con sus tareas.
Quieres un chocolate caliente con alfajores?
besotes.

.Gs. dijo...

Hola Su!

Y sí, el oro verde es la aceituna, el olivo es una de las plantas más cultivadas en la zona centro-sur de España.

Y en cuanto a lo del chocolate... estaría delicioso acompañado de unso alfajores de ¿la jarifa?.

Que rico...

.L dijo...

Aceitunaaaaaaaaaa!! Jaaaarrrl!
Qué dices, Gus qué dices, si generalmente el tiempo en la aceituna está de puta madre, yo casi siempre acabo en manga corta! Jajaja, :) yo lo paso bien, no es tan negro como lo pintan! Ñeñe!
Un besotee!

Melibea dijo...

¡Hola! Me da frío sólo de pensarlo y cansacio de imaginar el madrugón y la tarea. En fin..., ¡qué se le va a hacer! La vida es ansí*.

Querido, el enigma no es para ya mismo, majete. Tenés plazo, el que gustes, sin demorarlo hasta la eternidad, claro. Hacé lo que debas y lo que gustes.

Muchos besos